Una historia para dos

Perdida en un mundo sin salida ella estaba

Auriculares en sus oídos, música lenta escuchaba,

Rostro sin expresión, labios sin color, mirada perdida

Todo ese mundo se paralizó, cuando él apareció.

 

Un humor negro desvió su atención, ella oyó con más atención.

Disimuladamente apagó la radio y en la voz de él se perdió.

Ella lo tenía muy cerca, lo oía, de reojo lo miraba, pero disimulaba.

Él sabía que ella prestaba atención, pero no dijo nada

Cuando una mueca en la boca de ella se dibujaba.

 

Los chistes de él se oían cada vez más fuerte,

Ella empezaba a no contener la risa y se sonrojaba.

Él lo sabía, y todos los días una historia nueva tenía.

Aunque él a otra persona se las contaba,

Cada historia a ella iba dirigida.

 

Hasta que un día, en un almuerzo como otros,

Una risa la delató, él sonrió y cómplice el salero le acercó.

Ella agradeció y al instante se sonrojó.

Fueron tan sólo unas palabras entre los dos

Pero sería el inicio de una historia para dos.

 

Él, la vida de ella cambió, con un estilo que ella nunca imaginó.

Jamás pensó reír de un humor para ella tan extraño

Pero cada día que pasaba a su lado, ese humor adoptó

Y hasta lo aprendió. Algo en ella se liberó y junto a él sonrió.

 

Ahora ellos dos bromean en todos los colores

A veces ni siquiera necesitan hablar.

Pues una mirada cuenta tanto como una conversación

Y ríen en la multitud, como dos locos en su propia ficción.

 

Bajo todo aquel buen humor, ella heridas encontró

Se admiró de que a pesar de todo, él jamás su sonrisa borró.

Ella no ha parado de reír, se sonroja y es torpe demás.

Él la hace temblar, y en su corazón ya le ha creado un lugar.

 

Con príncipes y Superman, ella dejó de soñar

Con un estudiante de Ingeniería, ella vive una bella realidad.

Brillito en los labios, contoneo al caminar. Él es el responsable.

Rock and Roll, humor Negro y palabrotas. ¡Él es el culpable!

 

Ella aún no puede creer como llegó a ser parte de esta historia

Muy feliz escribe en las páginas, que él día a día agrega.

Ni un solo día él la ha abandonado…

Ella a cualquier sitio iría, de su mano y con los ojos cerrados.

 

Anuncios

Acerca de La servilleta de papel

periodista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s