Ser Periodista

El periodismo es uno de los oficios más nobles, es amor a la verdad y servicio a la sociedad. Depende de un buen periodista ejercerlo con responsabilidad y entrega total. A veces esa entrega lleva a muchos de los profesionales a pasar poco tiempo con la familia, por ello, VALIENTES Y ADMIRABLES: novios, novias, esposos, padres, madres, esposas, hijos e hijas que comprenden la labor del ser querido que eligió esta profesión.

El periodista no decidió seguir esta carrera en busca del dinero, pues siempre supo que no lo conseguiría, esta profesión consiste en dar todo de uno mismo y el mejor pago es la satisfacción de haber hecho un buen trabajo. Las armas de un periodista son la pluma y la capacidad de transmitir de manera objetiva cada noticia, dando un toque especial a aquellas que son buenas, y tacto a aquellas no tan buenas.

Un periodista en ocasiones se gana enemigos y es humillado, pero son más los halagos y muchos más los amigos. Los periodistas no tienen feriados, navidad, año nuevo o semana santa, pero siguen firmes, ganando experiencia tras cada “aventura” que esta profesión les regala.

 El periodismo es como un libro lleno de cosas nuevas que aprender, personas y países para conocer. Ejercer el periodismo, en cualquiera de sus ramas, es lo que hace que aquella persona que lo eligió se sienta libre, mas, debe ser cauto y humilde.

Pocos entienden las anotaciones del periodista de un diario, o cómo el de una radio puede pasar todo el día con el auricular informándose e informando constantemente, o cómo el periodista de televisión puede estar en tantos lugares el mismo día y lucir siempre amable ante las cámaras. Cada uno en su mundo, un mundo que estando en otro lugar, se extraña.

Ser periodista, muchas veces, es difícil, pero para aquellos que lo elegimos, es mucho más difícil, no serlo.

Feliz Día del Periodista 🙂

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 4 comentarios

Vivir sola

Vivir sola, vivir conmigo misma, vivir para mí. Despertarme conmigo y decirme “buenos dias”. Aguantarme mis propios berrinches y reírme de mis manías. Mirarme al espejo antes de salir y decirme “vos podés”.

Vivir sola, extrañar a todos. Recibir visitas, no esperar a nadie. Tenerlos a todos en el pequeño departamento, darme cuenta de que es chico y verlo enorme cuando esté sola. Cenar comida chatarra frente al televisor, dejar migas en la cama y que solo a mí me importe.

Subir el volumen a la radio, que se queje la vecina. Estar en silencio, hasta el punto en que se escuche la gotera del baño y el infaltable grillo. Salir sin olvidar regar al cactus, llegar y que ni el mismo grillo me haga sentir “bienvenida”. Limpiar y ordenar todo sabiendo que lo encontrarás así como lo dejaste y a veces desordenarlo para variar un poco. Extrañar la comida de mamá y las ocurrencias de tus hermanos.

Recordar lo bueno de vivir en compañía, mientras paseo en ropa interior sin que nadie lo sepa. Usar mascarillas durante la noche, que nadie note mi cambio de humor. Decorar mi espacio a mi manera y cambiar de lugar los pocos muebles, las veces que quiera. Que aquel espacio sea mi fuerte, un mundo fuera de la realidad.

Vivir sola, pensando en cómo sería vivir con alguien. Vivir sola, sonriendo a lo que aquello significa. Vivir sola, festejar aquel día y recordar aquella fecha. Comprar un llavero especial y mirarlo con ternura.

Vivir sola, pagar el alquiler, rogar que no te pidan que te retires. Cumplir con algunas reglas para no recibir regaños. Vivir sola, que te pase algo simpático y que nadie esté allí para verlo. Vivir sola, llegar tarde y caminar sola hasta la puerta. Vivir sola, lavar siempre un solo plato, una sola taza. No tener ganas de cenar. Preocuparme por la cerradura y cerrar bien las ventanas, de noche me acecha el miedo y no hay nadie en la otra habitación.

Vivir sola, no importa lo que conlleve, es algo que casi todas queremos experimentar. Y para algunas mujeres, aquello significa mucho más.


Publicado en Lo de siempre | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Mientras el Sol y la Luna se miran

Luna pasó cientos de veces por aquella puerta. Durante miles de años entró y salió siempre apurada, la mayoría de las veces distraída. Mirando el piso, pensando, soñando, pasó cien veces sin mirar a sus costados.

Un día de aquellos en que estuvo menos distraída, sintió una luz a su derecha justo antes de cruzar la puerta, levantó la vista y vio al Sol, quien la observaba tímidamente. Rápidamente, ambos bajaron la mirada y siguieron cada uno con sus cosas.

Así pasaron tres meses. Luna lo veía al entrar y lo miraba al salir. Sol siempre en el mismo lugar, mirándola con esos ojos que decían mucho sin hablar. Ambos se conectaban en miradas que no soportaban estar más de tres segundos, siempre desistían, y avergonzados los dos seguían sin decir nada.

Un día, antes de que pasaran los tres segundos, Sol saludó a Luna, ella asintió con una sonrisa y algo cambió en su interior.

Sol se encargaba de lo que pasaba en la galaxia y Luna de lo que hacían los planetas en su tiempo libre. Cada uno a su manera, con un estilo propio, formaban parte de un lugar importante del firmamento.

Por fin la Luna y el Sol intercambiaron palabras, todavía cada uno desde su lugar, sin acercarse demasiado, hablan del oficio de cada uno. Sol tiene más experiencia, su profesionalismo supera las espectativas de Luna, quien asombrada lo escucha, sigue cada palabra con mucha atención, guarda cada detalle en su interior y lo admira.

Luna escucha en silencio, no opina tanto, se nutre de cada expresión que utiliza Sol. Luna ve a Sol como un sabio, del cual mucho tiene por aprender, pero más allá de eso, de él todo quiere saber.

Luna se ve muy joven, teme no poder llegar a tener un poco de luz, como el Sol. Mientras, lo ve como un maestro, alguien que la hará a crecer, alguien que le ayudará a brillar sin luces artificiales. Sol hace que Luna sienta que tiene luz propia. Y ella brilla, cuando de día nadie la ve, de noche ilumina. Nadie sabe porqué, pero brilla porque el Sol la está mirando.

Las leyes de la galaxia hacen que los dos tengan que seguir trabajando. Cada uno desde su lugar, impotentes a la distancia que los separa. El Sol seguirá siendo tan sabio y la Luna tratará de seguir creciendo.

Miles de estrellas fugaces pasan, aparecen nuevos planetas, la vía láctea tiene cada vez más integrantes, ovnis, meteoritos, eclipses, días, noches, etc, todo esto seguirá pasando, mientras el Sol y la Luna se estén mirando.

Publicado en Lo de siempre | Deja un comentario

Toda para el mundo

Se cansó de sus errores..ella dejó de llorar..

Se maquilló…cortó sus jeans y le hizo un nudo en la cintura a su blusa.

Él ya le había hecho demasiado daño…la hizo sentir insegura, olvidó sus virtudes y sus encantos.
Pero eso llegó a su fin.

Se puso brillo en los labios y acentuó el contorno de sus ojos. Su mirada sería su arma perfecta desde ese día. Sus ojos volvieron a tener el brillo de antes y a mirar mucho más lejos.

Ella salió a conquistar el mundo, a sonreír. No sería vulgar, ni fácil..sería simplemente ella..dejando ver lo mejor de sí.

El viento ayudaría a la sensualidad del movimiento de sus cabellos y el sol le daría el tono justo a su piel. Sus tacones resonarían como tambores anunciando su llegada, ella está aquí…Mundo, sal a recibirla, que desde hoy es para ti.

En su mente suena su canción favorita, retumba en su interior y la invita a moverse de manera exquisita. Ella recordó lo que tiene y lo dejó salir. El contorno de su figura deja a algunos perderse en ella, preguntan quien será, preguntan quién la tendrá.

No saben que no tiene dueño. Ella es del mundo, quien seducido la ve pasar. Nadie la podrá tocar, ella no se quedará por mucho tiempo. Apresúrense a observarla, porque ella tiene mucho por andar.

Volvió a amarse, volvió a encontrarse. Juega con cada movimiento de su cuerpo, con gracia, con elegancia, como sólo ella lo puede hacer. Sonríe a quien se queda mirándola. Ella sabe lo que es capaz de hacer.

Puso rubor a la sombra de su pasado..y se puso rimel a las pestañas. Besó sus imperfecciones y aprendió a hacer que se vean perfectas. Ahora sonríe mirándose al espejo. Ella se ha encontrado. No es de nadie, no tiene dueño. Hoy…ella es toda para el mundo y lo tiene en sus manos.

Publicado en Ingrediente rabia | 3 comentarios

Navidad en Paraguay

Navidad de flor de coco..Navidad del Paraguay…” esto sí es nuestro y no lo que me ofrecen a diario.

Hace poco, al entrar a un local comercial situado en el centro de Asunción (al cual siempre voy) me dejó en shock todo lo que me estaban ofreciendo para esta nueva “temporada”: arboles de navidad de todos los tamaños y colores, jamás vi tantos, parecía una selva de pinos artificiales.

Estos arbolitos estaban ocupando toda una sección de 4 x 4 que anteriormente estaba siendo utilizado por la sección de “lencería”, que fueron vilmente desplazados por estos personajes de la navidad, no exactamente nuestra navidad, pero en fin…allí estaban. ¿Saben por qué me sorprendió? Era OCTUBRE.

El precio de estos árboles variaban según el tamaño y saben que?? según la cantidad de nieve artificial que tenían encima. Clima tropical con árboles cubiertos de nieve (increíble).

Ya que no estaba allí la sección de lencería, seguí caminando mientras observaba estos arbolitos, es que era imposible ignorarlos. Coloridos, con nieve, grandes, chiquitos, etc. Lo que más me sorprendió era un árbol enorme que era totalmente blanco y un Papá Noel enorme que bailaba y cantaba (en inglés).

Me sentí absorbida por ese gran pedazo de navidad extranjera por el cual estaba atravesando. Lucesitas de todos los colores y formas, todas con una música diferente que sonaban al mismo tiempo, medias rojas también de todos los tamaños, gorros de papá noel y por si fuera poco, guirnaldas que simulaban ser nieve. Todo lo que necesitás para transformar tu navidad de diciembre con 40º en una navidad al más puro estilo del polo norte.

Ahora, 20 de diciembre, todos esos productos ya están instalados en la mayoría de los hogares paraguayos. Pero todavía hay mucho más en los locales, que abren hasta las 12 del 24 de diciembre por si se te olvidó comprar algo. No niego que son lindos y muy vistosos, que a uno le dan “cositas” cuando los ve..pero…

¿Saben qué es lo lindo de todo esto? Que todavía hay casas en las que se decoran pesebres con frutas de estación y flor de coco, que esparcen su aroma y se la puede oler desde lejos.

Me gustaría que en vez de Papá Noel exista un “Karai diciembre” (como karai octubre), cuya historia sea que fue hasta Belén para ver nacer a Jesús y hoy reparta regalos a los niños paraguayos recordando aquel día. ¿Se imaginan?

La flor de coco decora en los campos una navidad paraguaya…en la que aquella flor brilla en la punta de su árbol como una estrella y las luciérnagas son lucesitas que juegan al son de una guitarra.

Publicado en Lo de siempre | Deja un comentario

Propuestas

Tengo una lista de propuestas

hechas tan solo para ti

Aceptalas sin cuestionar

mientras te sumerges en mí.

 

Te propongo ser mi novio eterno

y por siempre mi único amor.

Quiero ser hasta tu mejor amigo

y contigo jugar fútbol.

 

Mi propuesta es ser tu esposa,

y la madre de tus hijos.

A pesar de que son un precipicio para mi,

de tu mano me lanzo sin mirar.

 

Te propongo hasta discutir

y disfrutar de las reconciliaciones.

Te propongo seducirme

a pesar de tu timidez inamovible.

 

Yo te propongo amor eterno,

y un desliz sólo conmigo,

descubrirnos uno al otro

y volver a enamorarnos.

 

Te propongo volver a elegirme,

a pesar de mis defectos.

Nunca fui una mujer correcta,

pero para ti esa es mi arma perfecta.

 

Te propongo hacer lo incorrecto

y juntos reírnos de eso.

Te propongo tratar de ser felices,

dedicaré mi vida a ello.

Publicado en Poemas | 2 comentarios

Lo quiere, lo tiene.

 

Que nerviosa se ponía ella, con los comentarios egoístas de él. Parecía que nadie más importaba, solo él. Decía que ella no podría resistirse a sus encantos y que pronto caería a sus pies. Su risita burlona es lo que más odiaba, no la podía ver. También le causaba enojo la mirada segura que él tenía, siempre decidido a tenerlo todo, de cualquier manera.

No era el buen trato a la mujer, la dulzura, el romanticismo o la mentira, ninguno de éstos, su mecanismo de seducción. Él sólo se acercaba y decía lo que quería. Como una orden, como si él tuviera algún tipo de autoridad sobre ella.

 

El hecho de que él fuera menor le daba seguridad a ella. Jamás caería ante los tontos intentos de seducirla. Ella tampoco era toda experiencia, pero muchos habían fracasado en el intento y él no sería la excepción. Además, ella era muy romántica como para responder a los toscos comentarios que él hacía, siempre tan seguro, siempre tan creído.

Todas las razones que se le pudieron ocurrir de porqué jamás caería ante él le vinieron a la mente mientras sentía los labios de él presionando los suyos. Ya era tarde, eso era un beso. Pasó por su mente golpearlo cuanto antes, pero pasaron los segundos y ella no hizo nada.

Todavía no lo puede asimilar. Él la sigue besando cada vez que puede. Nunca los besos estuvieron acompañados de bellas palabras que normalmente un hombre hace a una mujer, ni una sola, ni siquiera una mentira. Nada.

Él a veces la recuerda, la llama, se ven, se besan. Casi nunca se despide. La ignora y cuando se encuentran, otra vez esa mirada, otra vez esas palabras. Él está bien. Ella ha derramado lágrimas… pero él nunca lo sabrá.

Ella sigue preguntándose que fue lo que la hizo caer en tan vil juego de azar. Ella nunca dijo que no y tampoco se ha arrepentido. El juego no ha terminado. Algunas veces, ella lo inicia. Es un error sin meditar, algo divertido que tendrá cicatrices al final.

Ella sabe que en este juego va a perder. Él, es un hombre que sabe lo que quiere, y casi siempre lo consigue.

Publicado en Ingrediente rabia | 4 comentarios